Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Juventud de América Latina y el Caribe demanda educación multidimensional para adaptarse a un futuro cambiante

La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), informa que los resultados de la consulta regional de jóvenes “Diles qué quieres aprender” fueron entregados a las autoridades que asistieron a la Reunión Regional de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe “E2030: Educación y Habilidades para el siglo 21” que tuvo lugar el 24 y 25 de enero de 2017 en Buenos Aires.

La consulta corresponde a una iniciativa piloto que, dada su positiva evaluación, será propuesta por la UNESCO como mecanismo permanente de trabajo con los países y los actores sociales de América Latina y el Caribe para el periodo 2017-2030.

Una educación que les permita aprender a descifrar los cambios que vienen, para poder adaptarse a ellos, así como también adquirir herramientas para conocer la realidad, intervenirla y transformarla, son algunas de las principales peticiones señaladas por más de 60 mil jóvenes en 39 países de América Latina y el Caribe que participaron en la consulta de la UNESCO “Diles qué quieres aprender”.

La consulta fue concebida para recabar información sobre los aprendizajes necesarios y deseados por los y las jóvenes de la región con la perspectiva de los nuevos compromisos mundiales de la Agenda E2030 que buscan “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida para todas y todos”.

El primer reporte de resultados de esta pesquisa de la UNESCO se hizo público a fines de enero de 2017. En él se aprecia la necesidad de repensar los sistemas educativos y lo que sucede dentro de ellos. Evidencia también que es necesario reinventar los métodos tradicionales de enseñanza y aprendizaje, dado que existe demanda por otras maneras de adquirir conocimientos, situando a la instrucción tradicional en un abanico de amplio espectro de formas de acceder, producir y compartir conocimiento.

“La consulta de jóvenes de la UNESCO se abrirá a otros actores hacia el 2030”, declaró la directora (a.i) de la OREALC/UNESCO Santiago, Cecilia Barbieri: “la encuesta fue un pilotaje que tuvo una evaluación muy positiva. Esto nos lleva a proponerlo como mecanismo permanente de trabajo con los países y los actores sociales para el periodo 2017-2030”.

“En la reunión de ministros y ministras que organizamos en Buenos Aires no sólo compartimos los primeros resultados disponibles, sino que además propusimos como UNESCO que la consulta sea un recurso común para orientar las políticas y reformas necesarias en la región. En ningún caso esto sustituye la necesaria participación directa de los actores, pero es un importante insumo que viene a complementarla. Es la voz, no sólo de los expertos ni de los especialistas, sino de un sector de la sociedad que debe ser escuchado”.

Demandas regionales

De acuerdo a la informción proporcionada por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago),quienes respondieron la consulta, plasmaron sus ideas sobre qué es lo que quieren aprender y cómo quieren hacerlo para cumplir sus sueños, cambiar su entorno y construir un mundo mejor. Entre las principales preocupaciones de la juventud latinoamericana y caribeña están: que los conocimientos que se aprenden en la escuela, como la lectura, escritura y aritmética, se conjuguen con la comprensión del mundo y sus relaciones; que la educación articule los diferentes saberes y áreas de conocimiento, donde los diversos contenidos disciplinares como las artes, las humanidades, el lenguaje y las ciencias, dialoguen entre ellos.

Asimismo, los jóvenes expresaron la importancia de un aprendizaje del ser que les permita conocer el mundo mientras se conocen a sí mismos; que necesitan aprendizajes para la acción, y adquirir capacidades para intervenir y transformar la realidad.

En este contexto, muchos de las y los jóvenes participantes en la encuesta manifestaron que la escuela todavía tiene una centralidad como fuente de socialización y adquisición de conocimiento y que desean aprender en una comunidad escolar, reafirmando que un buen sistema educativo es el corazón del proceso de enseñanza-aprendizaje. Al mismo tiempo, y en un contexto en que se amplían las fuentes de aprendizaje, surge también la demanda por aprender más allá de la escuela cruzando la garantía del acceso al sistema escolar con el derecho de aprender a lo largo de la vida, en todo lugar y en todas las formas posibles.

La investigación muestra la importancia de escuchar las opiniones y necesidades de quienes son el futuro del mundo. “En sectores cada vez más amplios de la juventud se observa una desilusión y frustración con el modelo escolar tradicional y una acumulación gradual de desafección como consecuencia de un sistema educativo que no estaría sirviendo para vincular el contenido de la enseñanza con el mundo real. Es más necesario que nunca repensar la educación”, manifiestan Henry Renna y Martín Icaza, coordinadores del proyecto en la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago).

La educación, especialmente a nivel de secundaria, presenta profundos desafíos que deben ser abordados con voluntad y decisión, pero también escuchando las voces de sus principales protagonistas: la juventud. La visión de las y los jóvenes “nos entregan una orientación, una guía, un horizonte a tener presente al momento de elaborar políticas educativas que aspiren a ser pertinentes y relevantes a nivel regional y acorde a la nueva agenda educativa hacia el 2030, además de una perspectiva holística de una nueva forma de plantear la educación”, señala Atilio Pizarro, jefe de la Sección de Planificación, Gestión, Monitoreo y Evaluación de la OREALC/UNESCO Santiago.

EcuadorUniversitario.Com

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *