Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Comisión de Educación de la Asamblea Nacional vigilará intervención en UNL

En la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, por cerca de tres horas, los asambleístas analizaron el proceso de intervención en la Universidad Nacional de Loja. Estudiantes, autoridades de la universidad y del Consejo de Educación Superior (CES), además del interventor, estuvieron en la mesa legislativa. Después de escuchar todos los planteamientos, se conformó una comisión para que fije resultados, plazos y responsables para superar la problemática.

Además, la Asamblea hará un monitoreo constante, es decir, estará vigilante de que la Comisión interventora y el rector de la universidad funcionen armónicamente y entreguen resultados al Parlamento. “Asumimos ese reto en beneficio de los estudiantes. En 15 días se establecerá un cronograma de actividades, máximo en 45 días se resolverá un problema crucial, que es el concurso de merecimiento de profesores y la incorporación de docentes para satisfacer la demanda de los estudiantes”, explicó Ximena Ponce, vicepresidenta de la Comisión de Educación.

Acuerdos

La Asamblea estudia el tema con el objetivo de que la Comisión Interventora y el rector de la universidad se pongan de acuerdo. Según explicó Ponce, esto es fundamental, porque debe existir una conexión. “La intervención fue planificada para un año, pero tuvo que extenderse y si es necesario hacer una nueva prórroga se lo hará por el beneficio de los estudiantes”, aseguró.

La asambleísta Miryam González dijo que los problemas en la Universidad Nacional de Loja se agudizaron a raíz de la intervención. Sin embargo, Ximena Ponce descartó que eso suceda, pues explicó que a pesar de que esa postura es la misma que mantiene el rector, las causas para la intervención no tienen que ver con la calidad, sino con el incumplimiento de la ley e irregularidades académicas. “Hubo una primera etapa de supervisión, pero se encontraron causales para intervenirla y se lo empezó a hacer en 2015”, insistió.

Por ahora, tanto los estudiantes de la Universidad Nacional de Loja como los miembros de la comisión y las autoridades de la universidad, esperan que se superen todos los problemas o malos entendidos para tranquilidad de quienes no pueden avanzar en sus tesis de grado y tampoco pueden registrar sus títulos profesionales.

Paricipan todos los involucrados

La Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, analizó el proceso de intervención que lleva adelante el Consejo de Educación Superior (CES) en la Universidad Nacional de Loja. En la mesa legislativa estuvieron todas las partes involucradas: estudiantes, interventor, rector de la casa de estudios y autoridades del CES.

Según explicó Gustavo Villacís, rector de la universidad, hasta el 2015 se ejecutaron sin problema todas las carreras que fueron objeto del convenio entre el CES, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) y la Universidad Nacional de Loja. Es decir, 10 carreras de formación profesional, en todas las modalidades, en varias provincias de la Amazonia. Sin embargo, Villacís sostiene que los problemas se suscitan a partir de la intervención de la institución. “Pasaron tres interventores y los problemas se agudizan, porque dejaron de coordinar las actividades”, dijo.

La asambleísta Miryam González, aseguró que existe malestar porque la intervención en la universidad se dio solo después de ocho meses de recibir la acreditación de la categoría b. “El plan de contingencia fue planificado por el Gobierno Nacional, en base a la evaluación de estándares de mejoras, pero los interventores, en este caso, no cumplen la función de acompañar en los procesos de mejoras y hacen presión para que se desapruebe una lista de contratados, cuando eso no establece la ley”, aseguró González.

Los problemas van desde el retraso en la contratación de personal docente y académico, además de la inobservancia a la planificación académica en las carreras, como el que un estudiante, al terminar sus estudios debía estar titulado, pero hasta la actualidad existen alumnos sin graduarse.

En ese sentido, Enrique Santos, Presidente del CES, aseguró que fueron seis las causales para la intervención: irregularidades para la elección de autoridades, violación al principio de gratuidad, inexistencia de cogobierno, lo que implica la presencia de representantes electos por docentes, estudiantes y trabajadores; el cierre injustificado de ofertas académicas y programas, falta de registros de títulos en carreras y programas y otras irregularidades administrativas en la gestión de procesos. “Hay que dejar claro que la intervención no se da por falta de calidad, sino por asuntos administrativos”, dijo.

Depuración

El interventor, Patricio Noboa, aseguró que se trabaja en la depuración inicial de cobros indebidos e instructivos para la devolución de valores. Además, cotejan documentos y se trabaja conjuntamente con las autoridades de la universidad para realizar la actualización curricular de la oferta académica, con la intención de recuperar la demanda que tenía la universidad, sobretodo en estudios a distancia. “Definimos los lineamientos para hacer los estudios de pertinencia para la nueva oferta de grado y posgrado y se asegura el 6% del presupuesto de la universidad para investigación”, explicó.

El asambleísta Víctor Hugo Jaramillo, de la provincia de Zamora, pidió que se lo reciba en Comisión para poner en conocimiento la crisis que viven los estudiantes de la Universidad de Loja, con sede en Zamora. “Deben darnos una solución, los estudiantes deben tener la garantía de que se van a respetar sus derechos”, dijo y aseguró que llevará el tema hasta el Pleno de la Asamblea, para que se de una solución definitiva.

EcuadorUniversitario.Com

Leer más de:

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *