Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Educación en valores

Hace ocho días la Canciller María Fernanda Espinosa, en reunión con Irina Bokova, Directora General de la Unesco en París, reiteró el interés de Ecuador en ampliar la prevención de la corrupción mediante la educación en valores.

Respaldamos esa posición de la Ministra, proque estamos convencidos que todos debemos enfrentar el reto de educar. Por ello es preciso recordar que la educación debe permitir al joven ingresar al mundo de la razón y por ella a la ciencia, a la tecnología y al trabajo, diciéndole al mismo tiempo que la mayoría de lo que se enseña es transitorio, que lo esencial será aprender a pensar y aprender a aprender por sí solos.

La educación es esencialmente educación para la reflexión. Educamos a seres humanos y los seres humanos somos, por sobre todo, racionales. De allí que el conocimiento no puede quedarse en la mera información, hay que privilegiar el discernimiento, la discriminación, la capacidad de juzgar los hechos y tomar posición sobre los acontecimientos. Ese debería ser un reto esencial de la educación en valores.

Paralelamente, la educación debe contribuir a universalizar la visión del mundo que tenemos, pero sin que perdamos nuestras raíces más profundas. Debe enseñar a convivir con lo efímero y, al mismo tiempo, sustentar en ciertos valores permanentes. Debe ayudar a entender que la competencia que estimula no debe cegar la cooperación y la solidaridad que enriquece.

Una dimensión esencial de la educación en valores tiene que ver con la solidaridad. El mundo actual nos condiciona al éxito, La única imagen que se salva es la del triunfador. Ser eficiente, emprendedor, decidido, hábil, agresivo, dinámico, juvenil, es un estereotipo en el cual se pretende sumergirnos. Pero el mundo no es así. Por cada ser humano exitoso hay miles que deben soportar la angustia del fracaso. Junto a los jóvenes sonrientes también están los desdentados, los enfermos, los humildes y desvalidos. La imagen del éxito es casi siempre individual, mientras que el fracaso suele ser colectivo. Según la norma generalizada para surgir hay que ser egoístas, hay que salvarse por sí solos.

Frente a esto, ¿qué nos queda a los maestros y a todos quienes estamos metidos en el tema de la educación? Nos atrevemos a pensar que no solo la actualización del conocimiento y la búsqueda de la sabiduría. No solamente la pedagogía y la didáctica más modernas. Sabemos que la sabiduría libera del envilecimiento, aunque también embrutece, cuando se une o se vende a los poderosos que actúan ilícita o inmoralmente.

Nos queda entonces un refugio: el lado humano de nuestra profesión. Estamos convencidos que la profesión de maestro es un ejercicio de valoración humana, de ternura y comprensión.

Muchos dirán que hablar de ternura quedó para los frágiles, para quienes nada tienen que hacer en el mundo globalizado que está de moda, para los que se quedaron del tren, los desechables, los fracasados. Sin embargo, creemos firmemente que ser maestro ahora, debe ser un ejercicio de comprensión y de valoración del otro, de respeto, de lucha por la dignidad de los más débiles.

Ser maestro es, entonces, saber cimentar desde la práctica cotidiana ese espíritu de solidaridad que nos diferencia de las máquinas. Ese es un flanco de nuestro trabajo en el cual difícilmente dejaremos de ser útiles. Allí encontramos una razón fundamental para nuestro trabajo.

La propuesta de EcuadorUniversitario.Com contribuye al mejoramiento de la educación en el Ecuador y es un aporte al desarrollo del país.

EcuadorUniversitario.Com

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt