Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

La izquierda

Por: Dr. César Hermida

La izquierda, llamada así desde la Revolución Francesa porque en ese lado se sentaban en la Asamblea quienes defendían al pueblo y sus derechos, está hoy caracterizada en América Latina y en Ecuador por una notable diversificación de posiciones, entre las que se destacan dos.

La primera es la izquierda de los movimientos que han logrado llegar a ser gobiernos progresistas. Es socialista en cuanto defiende un Estado con servicios gratuitos de las instituciones públicas de educación, salud, vivienda y la propiedad social de todos los ciudadanos, del agua, la electricidad (incluyendo las frecuencias radioeléctricas), las vías y medios de comunicación, las tierras baldías, los patrimonios naturales, etc. Entiende al Estado como garante de los derechos y controlador estricto del mercado. Acepta la propiedad privada, pero busca disminuir las diferencias proponiendo la redistribución justa de la riqueza. Considera que es posible hacer cambios revolucionarios, profundos y perdurables, desde el poder ‘democrático’, pero de manera estratégica, estructurada.

La segunda es la izquierda radical, que propone en su discurso similares cambios revolucionarios, pero inmediatos, con actores que hablan o escriben desde cómodos escritorios de la academia o desde viejas y burocráticas organizaciones sindicales (que solo han reclamado modestos incrementos salariales frente al poder de las fuerzas capitalistas). Se ha mantenido con bajos niveles de apoyo popular, solo habituada al discurso de oposición a los gobiernos. Se ha considerado tan pura y dueña de la verdad, que se ha opuesto a los gobiernos progresistas latinoamericanos. Aunque aguda de pensamiento y discurso, ha fracasado en la estrategia revolucionaria de la toma del poder.

En Ecuador los partidos y movimientos de izquierda, Socialista, Comunista, Movimiento Alfaro Vive Carajo y varias organizaciones indígenas, juntan sus fuerzas con Alianza PAIS para la Revolución Ciudadana. Pero los disidentes de los mismos y otros movimientos radicales han tomado el paradójico camino de apoyar al candidato privatizador socialdemócrata.

Como en el actual proceso electoral la derecha capitalista tiene dos candidatos que se pelean el segundo puesto, el candidato socialdemócrata, que ocupa el tercero, resultaría el candidato chimbador que podría impedir al candidato de izquierda triunfar en la primera vuelta. Ojalá reflexionen los de la izquierda radical, y eviten que la derecha capitalista y financiera perjudique eventualmente el triunfo de la izquierda en la primera vuelta.

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *