Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

¿Y la investigación dónde quedará?

Por: Dr. César Paz y Miño
Científico e Investigador de la UDLA

Preocupa a la comunidad de investigadores cuál será la real posición que el futuro gobierno tenga con respecto a la función de la investigación y de la ciencia (I&C) de Ecuador. Es sabido que I&C van de la mano y ambas determinan el desarrollo de un país. Al respecto, las propuestas de los dos candidatos son diametralmente opuestas.

La historia del desarrollo de I&C es infausta. Según el ranquin de países, Ecuador está en la posición 95, de entre 239 países evaluados (de 1996 a 2015). El primer país en el ranquin es USA, con 9,3 millones de publicaciones, mientras Ecuador tiene 7.942. El impacto de las publicaciones, medido por el número de veces que los trabajos científicos son citados en otras publicaciones, para USA es de 1.783, para Ecuador 111. Las cifras muestran dos realidades distintas en el Ecuador, antes y después del 2006. Mientras en ese año tuvimos el puesto 95, con 313 publicaciones científicas, en el 2015 registramos 1.418 publicaciones y pasamos al puesto 80 del ranquin. Esto significa que en producción científica subimos un 453%.

Entre los factores determinantes para este cambio está el aumento del PIB del 0,12 en 2006, al 0,41 en 2016; la ley de universidades y últimamente el Código Ingenios, que exige destinar el 6% del presupuesto a la investigación universitaria; el contrato de profesores-investigadores con títulos de cuarto nivel, la acreditación de universidades, el papel rector de la Senescyt, apoyo a la innovación y el banco de ideas, el programa de becas y retornos, con el consecuente crecimiento de la masa crítica de investigadores y la presión de estos por mejorar el estándar de investigación nacional.

En las próximas elecciones, y según el ganador, se definirán las políticas públicas e inevitablemente las de investigación. Tendrá que definirse si la investigación es un gasto inútil o una inversión para el desarrollo; precisar si aumentar talento humano es adecuado para un país o es un gasto improductivo; si queremos investigadores o repetidores de conocimientos, universidades de vanguardia científica o de finanzas privadas con pobre academia.

Como profesor universitario e investigador defiendo los exámenes de ingreso a las universidades y los de habilitación profesional; apunto a la educación gratuita de calidad, a los investigadores y a las investigaciones como mecanismos de avance del país. Como muchos ciudadanos, estoy agotado, de la campaña de ataque y descrédito, sin propuestas. Preservo la discusión con datos veraces y científicos, que respondan la pregunta: ¿La investigación dónde quedará?

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *