Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Cada profesional debe armar su propia red de contactos

Expertos comentan que en el actual mercado laboral es necesario que las personas armen “redes de contactos” mientras tienen una ocupación fija que les permita conocer gente. La mayoría de las veces tener cursos de perfeccionamiento, postgrados o una gran experiencia laboral no es suficiente para conseguir un buen trabajo, sobre todo si está compitiendo con alguien que tiene el contacto justo para quedarse con el puesto deseado.

La máxima en estos casos es saber “venderse” y tener cerca a la persona indicada para que el puesto de trabajo en disputa no se le vaya de las manos.

El éxito en el mundo actual depende cada vez más de las facultades para relacionarse, de construir buenas relaciones con colegas, superiores, subordinados, grupos, equipos, clientes y proveedores, sin desaprovechar ninguna oportunidad.

Esa serie de personas son las “redes de contactos”, que algún día se puede necesitar. Un conocido o una persona que era amigo de un hermano, tío, primo o amigo de un amigo, todo sirve.

Para ello, los expertos recomiendan que siempre se esté dispuesto a ayudar sin expectativas de recompensa, mantener una relación fluida y periódica con diversos tipos de personas, tanto en su ámbito laboral como personal.

Los seleccionadores de las empresas afirman que este fenómeno tiene acogida porque es preferible alguien recomendado que aventurar. Las compañías quieren asegurar que los resultados de la persona que contraten sean inmediatos, además de que se guarde fidelidad a la firma.

Para algunos esto demuestra que el mercado laboral es muy poco transparente porque no son necesariamente contratadas las personas más eficientes y calificadas para el cargo.

Un estudio realizado en el 2005 por la consultora estadounidense Andersen demostró que casi el 80 por ciento de las colocaciones laborales en Latinoamérica resultan de buenas redes de contactos o “netwworks”, como son llamados en Norteamérica. Y, aunque parezca injusto, las relaciones laborales se tejen así.

Ya en el área asignada, todo depende de que el “recomendado” tenga la capacidad de mostrar su eficiencia y eficacia en el puesto específico, y por tanto, que la empresa pública o privada no se arrepienta de su contratación.

EcuadorUniversitario.Com

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *