Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

CEPAL destaca la relevancia y oportunidad de estrechar los vínculos entre China y América Latina y el Caribe

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) reafirmó este 22 de enero su compromiso permanente con el fortalecimiento de los vínculos entre la región y China, en todas sus dimensiones, durante la celebración de la Segunda Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y China, en Santiago, Chile.

Durante la reunión, en la que participan representantes de 31 países de la región más China, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, destacó el firme compromiso del país asiático con la búsqueda de un crecimiento económico centrado en la prosperidad compartida, el combate a la pobreza y la desigualdad, la protección del medio ambiente y los principios de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Ante las autoridades, la alta funcionaria de las Naciones Unidas presentó el documento Explorando nuevos espacios de cooperación entre América Latina y el Caribe y China en el que la CEPAL analiza el recorrido conjunto desde la primera reunión del Foro CELAC-China celebrada en 2015 en Beijing, y la evolución de las relaciones comerciales, financieras y de inversión. El informe además aborda de manera comparativa las políticas macroeconómicas, ambientales, de infraestructura, de ciencia y tecnología y de desarrollo social.
La máxima representante de la CEPAL recordó que durante la primera reunión del Foro CELAC-China se adoptó el Plan de Cooperación 2015-2019 donde se fijó la meta para alcanzar un intercambio comercial de 500.000 millones de dólares en 2025.

“Según nuestras estimaciones, el comercio entre la región y China se multiplicó por 22 veces entre 2000 y 2013 y en 2017 alcanzó los 266.000 millones de dólares. Esto significa un avance del 53% respecto de la meta a 7 años para alcanzarla”, subrayó Bárcena.

Añadió que la segunda meta hacia el 2025 es lograr un stock de inversión extranjera directa entre ambas partes de 250.000 millones de dólares y precisó que, al 2017, el stock de inversiones directas chinas en la región alcanzó alrededor de 115.000 millones de dólares, lo que representa un 46% de avance.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL precisó que en el ámbito financiero, China ha proporcionado financiamiento en la última década por un total que supera los 141.000 millones de dólares, monto superior al recibido por instituciones como el BID o el Banco Mundial.

Sin embargo, en el ámbito del comercio, la diversificación de la canasta exportadora a China sigue siendo una asignatura pendiente para la región, advirtió Alicia Bárcena.

“Exportamos solo cinco productos básicos en 2017 -porotos de soja, mineral de hierro, mineral de cobre, cobre refinado y petróleo-, representando el 70% del valor total de los envíos”, detalló.

Agregó que la inversión extranjera directa proveniente de China también muestra un fuerte grado de concentración, tanto en términos de sectores (con la minería y los hidrocarburos representando alrededor del 80%) como de países de destino (con solo tres países, Brasil, Perú y Argentina, recibiendo el 81% de la misma entre 2005 y 2017). Esto refuerza el patrón de intercambio de materias primas por manufacturas que ha caracterizado el comercio entre la región y China.

“La buena noticia es que la Inversión Extranjera Directa china hacia la región aumentó en 2017, superando los 25.000 millones de dólares, y comenzó a diversificarse hacia nuevos sectores como alimentos, telecomunicaciones y energías renovables”, subrayó.

La máxima representante de la CEPAL destacó la relevancia de la iniciativa de la Franja y la Ruta para América Latina y el Caribe, en primer lugar, porque al dinamizar las economías de Asia y Europa, aumentará la demanda agregada y, por consiguiente, se beneficiarán las exportaciones de la región.

Agregó que la iniciativa china “nos ofrece la oportunidad única de acortar la gran distancia territorial que nos separa mediante una mejor conectividad aérea, marítima y especialmente digital, para estrechar nuestros vínculos comerciales, de inversión, de turismo y de cultura”.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL destacó que China se ha convertido en un líder de la economía digital y en innovación, con inversiones que superan el 2% del PIB en investigación y desarrollo, especialmente en investigación aplicada, lo que le ha permitido transitar rápidamente hacia la producción y exportación de bienes y servicios con un alto contenido de conocimiento.

Llamó a la región a diversificar los flujos de comercio e inversión extranjera con China; a aprovechar las capacidades técnicas y financieras de China para reducir el serio déficit de infraestructura en nuestra región; y a la cooperación en temas sociales para eliminar la pobreza en todas sus formas hacia el 2030.
Además instó a China a apoyar a los países del Caribe para obtener créditos concesionales para reestructurar su alta deuda.

Finalmente, Alicia Bárcena destacó que “hoy, cuando China se perfila hacia una nueva era, es necesaria una asociación estratégica de confianza mutua para construir una civilización ecológica y juntos hacer realidad los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

El Foro CELAC-China tiene por objetivo promover el desarrollo de la Asociación de Cooperación Integral China-América Latina y el Caribe caracterizada por la igualdad, el beneficio mutuo y el desarrollo compartido. Lo integran China y los 33 Estados miembros de la CELAC.

Posición de Ecuador

La ministra de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, María Fernanda Espinosa, destacó hoy las oportunidades y comerciales y de inversión que ofrece la relación de Latinoamérica con China y, específicamente, el “potencial” para la región de la propuesta impulsada por el presidente Xi Jinping de ‘Franja y Ruta’, también conocida como ‘Nueva Ruta de la Seda’.

“Saludamos con interés la iniciativa ‘Franja y Ruta’ que China avizora y respecto a la cual tenemos altas expectativas sobre los logros que se pueden derivar de la implementación de la misma, como son la prosperidad, la inclusión social y la paz”. dijo la canciller en la reunión con sus pares. “El potencial que tendría nuestra región para profundizar la cooperación, promover la interconectividad de las infraestructuras, facilitar el comercio y la cooperación en materia financiera, serían algunas de las interacciones identificadas para alcanzar el beneficio primordial, que es el desarrollo de nuestras poblaciones”.

La ministra recordó los esfuerzos que los países de la Celac realizan para atraer inversiones de todas las regiones del mundo. “Éste es uno de los grandes retos que afrontamos y China es un socio que nos interesa especialmente”, afirmó María Fernanda Espinosa, que habló de la expectativa de la relación Celac-China que existe en América Latina y el Caribe.

Confianza

La ministra señaló que para aprovechar las oportunidades conjuntas “se requiere mejorar las condiciones para las inversiones”, para lo que la región realiza esfuerzos “para acrecentar la confianza en sus propias posibilidades y capacidades”.

“El fomento de la relación con los socios extrarregionales es un elemento prioritario de nuestro trabajo en la Celac”, indicó la canciller, que calificó como “muy fructífera” la relación con la República Popular China. Al respecto, destacó la alianza estratégica integral, vigente desde 2016.

La región mantiene con el país asiático “importantes puntos de encuentro”, como cel compromiso con la paz y la seguridad internacionales, la aspiración del fortalecimiento del multilateralismo, así como el combate contra el cambio climático o la apuesta por mejorar los mecanismos de financiamiento para el desarrollo y promover una nueva arquitectura financiera.

Financiamiento

Las declaraciones y plan de acción acordados en la reunión en Chile contienen aspectos como el fortalecimiento de las ventajas que ofrece el paquete de financiamiento chino hacia América Latina y el Caribe para el desarrollo socioeconómico de la región.

Del mismo modo, la ministra Espinosa resaltó, de entre las prioridades del plan de acción 2019-2021, la “fundamental” importancia de “coordinar esfuerzos para avanzar en el desarme y la no proliferación de armas de destrucción masiva, así como la lucha contra el crimen organizado transnacional”.

Otros aspectos abordados fueron el intercambio de buenas prácticas y experiencias en las áreas de industria, telecomunicaciones y tecnologías de la información y comunicación (TIC), así como entre las pymes, especialmente las lideradas por mujeres.

La canciller ecuatoriana indicó que se debe “avanzar en el intercambio cultural, la cooperación en el campo del patrimonio cultural material, la lucha por la restitución de los bienes culturales y el fomento a la integración de las universidades y centros de pensamiento de los países miembros de la Celac con contrapartes chinas”. También apostó por “impulsar el diálogo sobre políticas de conservación y uso sostenible de la diversidad biológica“.

EcuadorUniversitario.Com

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt