Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

La nano nos rodea

Por: Dr César Paz y Miño
Científico e Investigador de la UDLA

Lo nano irrumpe en nuestras vidas. En la actualidad hablamos cotidianamente de nanopartículas, nanotecnología, nanomoléculas, nanorrobots, etc., lo que refleja que la nanociencia es una disciplina que nos rodea y que abarca muchas áreas, posibilitando el desarrollo de productos en la química, nuevos materiales, ingeniería genética, física atómica, electrónica, la biología y más.

Lo nano, según las nuevas definiciones, involucra toda actividad de manipulación de la materia que se haga entre 1 a 100 nanómetros (nm); 1 nm es igual a 0,000000001 de centímetro, esto significa una porción miles de veces más pequeña que, por ejemplo, un virus que mide entre 20 a 100 nm, un chip que tiene un ancho de 50 nm, un componente de un nanotubo de carbono de 2 nm, o el propio átomo que mide 0,32 nm; comparativamente, el grosor de un cabello es de 500 mil átomos. A estos tamaños, la materia se comporta de manera especial e invade el área de la cuántica.

Aunque el mundo nano se percibió desde 1959, recién en 1986 aparece el término nanotecnología. De ahí en adelante, el desciframiento de materiales basados en microscopia electrónica que llega a ver átomos, comprende el ADN y su estructura, visualiza nanoseres, la síntesis y descubrimiento de nuevos materiales, nos coloca en un momento interesante de diseño programado de la materia.

Una cuestión llamativa de la materia a nivel nano es el cambio de sus propiedades; por ejemplo, el cobre que es opaco, a nivel nano puede ser transparente; o el aluminio que es estable, puede convertirse en combustible. Hoy se ha logrado descifrar las nanomoléculas de la vida; se conoce el número exacto de genes del ser más pequeño y, copiándolo de forma artificial, se pretende obtener vida.

Esta, como toda tecnología, plantea discusiones éticas, podría ser beneficiosa o peligrosa para la humanidad. Se habla de nanorrobots para la guerra, o la producción de materiales resistentes para soldados, de armas con nanoespecies modificadas, etc. Pero de otro lado, la nanotecnología ha logrado tejidos resistentes al fuego o las balas y se anuncian tejidos inteligentes que se adapten a las exigencias de calor o frío del usuario. Nos sorprende al crear nanorrobots para diagnóstico médico y para transportar fármacos, aunque también aplicables en espionaje. Con nanotecnología podría atacarse la contaminación de agua o de suelos y, de hecho, la nanociencia ha puesto a disposición de la medicina los biochips que conjugan la electrónica con el ADN o los biosensores para la detección de sustancias peligrosas.

Agosto 23 de 2015

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *