Por favor, comparte esta noticia:

PinIt

Los beneficios de los programas de leche escolar

Los programas de leche escolar no son solo proyectos eficaces para proporcionar nutrición a los niños, promover la asistencia a la escuela y optimizar los resultados académicos, sino que se convierten en iniciativas para mejorar la calidad de vida de las familias y comunidades donde son implementados por la cadena de valor que implica.

Los programas de leche escolar aumentan la demanda producida localmente y ayudan a controlar los excedentes de leche de calidad, apoyando así el desarrollo del sector agrícola y la industria láctea. Según, Rafael Fábrega, Director de Alimentos para el Desarrollo, Tetra Laval, América Latina se beneficia cuando la productividad se aumenta y los costos de atención de la salud se reducen al mejorar el estado de salud y nutrición de los niños.

Para Dimitris Mamay, Director de Clúster de Alimentos para el Desarrollo de Tetra Pak, “cuando se implementa un programa de leche escolar es muy importante efectuar un buen sistema de recolección de datos con el fin de determinar el impacto del mismo. Hay una variedad de procesos que pueden ser utilizados para recolectar la información relativa a la asistencia escolar, la matrícula, las mejoras de la salud y el rendimiento académico. Además, importantes estadísticas se pueden recolectar para determinar la creación de empleo directo e indirecto, el consumo de leche y el impacto económico positivo para el país”.

Tanto la comunidad como funcionarios de las instituciones educativas y la industria nacional son agentes que determinan la efectividad de los programas de leche escolar. Cada grupo debe garantizar la calidad de los procesos necesarios para que los niños tengan acceso a una leche de calidad garantizando la seguridad alimentaria.

Muchos estudios muestran evidencia del impacto positivo de la leche en las escuelas:

• En México, el Instituto Nacional de Salud Pública ha dado seguimiento a los efectos del consumo de leche fortificada durante cinco años (2003-2008) en los niños beneficiarios, y entre sus resultados se destaca que durante el primer año de intervención el consumo de leche fortificada en edades tempranas redujo la anemia en uno de cada cuatro niños que la consumieron.

• En China, una prueba de dos años de intervención de leche en niñas en escuelas primarias, llegó a la conclusión de que un aumento en el consumo de leche a través de la leche escolar mejoraría el crecimiento óseo durante la adolescencia, sobre todo cuando el consumo de calcio y de vitamina D son bajos.

• En Kenia, el programa de leche escolar ayudó a incrementar la producción de leche, la cual aumentó en un 150%. En Sudan se estableció un programa de leche escolar y generó ingresos diarios a 250 pequeños ganaderos.

• En la República Dominicana, el programa de desayuno escolar del Instituto de Bienestar Familiar es el programa social más grande del país y cuenta con un presupuesto anual de 102 millones de dólares, del cual el 91% se destina a la compra de bizcocho y leche localmente producida, beneficiando a 1,369,259 niños diariamente, disminuyendo la anemia, la deserción escolar y las tasas de repetición de grado, así como también aumento de la energía en los niños.

• En América Latina, actualmente existen programas de leche escolar priorizando leche localmente producida en: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay alcanzando diariamente a más de 7.5 millones de niños y niñas en escuelas primarias.

• Hoy día, más de 368 millones de niños en 169 países reciben alimentos en las escuelas a través de programas de gobiernos y Organizaciones no Gubernamentales (ONG). Existe todavía un gran potencial para promover la leche como alimento prioritario dentro de los Programas de Alimentación Escolar (PAE) en América Latina. La Alimentación escolar es una buena inversión para un país, ya que por cada dólar invertido en el programa, se estima que al menos 3 dólares permean en la economía.

• Por otra parte, alrededor de 70 millones de niños en 56 países reciben leche u otra bebida en envases de Tetra Pak®, que garantizan la calidad e inocuidad del producto allí servido.

Según, Rafael Fábrega, Director de Alimentos para el Desarrollo, Tetra Laval, “para lograr un eficiente y eficaz programa de leche escolar, es necesario fomentar alianzas público-privadas con Gobiernos y ONG´s, involucrando a representantes del sector lácteo e incluyendo los productores y la industria para proponer legislación y asegurar la sostenibilidad de los programas a largo plazo”.

En conclusión, los programas de leche escolar ayudan a lograr objetivos en común, combatiendo la desnutrición, mejorando la asistencia escolar, optimizando el rendimiento académico, desarrollando la producción local de leche de buena calidad y aliviando a la pobreza, al crear trabajos nuevos a través de la cadena de valor. Es un modelo “ganar-ganar” para todos los involucrados, especialmente para la niñez latinoamericana.

EcuadorUniversitario.Com

Por favor, comparte esta noticia:

PinIt